Fruto de la unión y el compromiso por la conservación del mar entre la Fundación Canaria Mapfre Guanarteme y Aquawork, empresa especializada en la filmación y el estudio marino de Canarias, nace este proyecto, que pretende dar a conocer y revalorizar el mar canario como un gran apuesta de conservación basada en su divulgación y conocimiento.






viernes, 27 de diciembre de 2013

La visión del fotógrafo Eduardo Acevedo

Después de más de 25 años buceando en Canarias y múltiples viajes por el mundo, uno ya tiene un criterio objetivo y formado de lo que ofrecen las aguas Canarias y sus paisajes. Solo con el transcurso de los años y la experiencia obtenida he llegado a la conclusión del tesoro que oculta Canarias bajo sus aguas y que aun permanece oculto para la mayoría de sus habitantes.


Obviamente no tenemos el colorido de las aguas tropicales ni sus formaciones coralinas pero si una mezcla entre  el mar mediterráneo con aguas subtropicales fruto de los vientos alisios predominantes y sus corrientes frías.


Para un fotógrafo submarino la claridad del agua es básica y más en concreto para la fotografía angular, y en eso nuestros aguas son inigualables.  La transparencia que pueden ofrecer nuestras islas bajo el agua unido al clima que tenemos hace que estas condiciones sean prácticamente constantes durante todo el año y  permiten disfrutar a los buceadores de condiciones optimas durante todas las estaciones.



Canarias marcado por su pasado y presente volcánico nos regala bajo el mar únicas formaciones basálticas  diseminadas sobre todo por los nortes de las islas más occidentales como Tenerife, La Palma y Gomera  que en combinación con su escasa profundidad permiten al buceadores recrear en su mente paisajes lunares y enigmáticos propio de lugares lejanos a este mundo que unido a la transparencia del agua provoca una sensación de ingravidez. Además, ese pasado volcánico ha hecho posible multitud de cuevas y grutas submarinas que en combinación con su pequeño mundo asociado a la oscuridad de crustáceos, anémonas, esponjas….etc brindan al explorador submarino interesantes vistas que unido a la entrada de rayos solares produce espectaculares efectos.



viernes, 22 de noviembre de 2013

La visión de la fotógrafa Montse Grillo


A menudo nuestra imaginación busca volar. Nuestra mirada busca el cielo intentando expandirse, pero olvidamos frecuentemente que nuestro planeta no es mayormente "tierra" sino agua. Y en dicho elemento existe otro universo, oculto para la mayoría de nosotros, fascinante y bello.



Cerca de las costas y a escasos metros de profundidad, bellos paisajes en forma de praderas submarinas recubren los fondos de arena, auténticas selvas subacuáticas del océano atlántico y uno de los principales puntos calientes de la biodiversidad marina mundial. Estas praderas proporcionan, entre otros beneficios, hábitat para numerosos organismos, generan biomasa y producen oxígeno. 



Una de mis grandes pasiones es la observación y los distintos comportamientos de La tortuga verde (chelonia mydas),  que encuentran en estas praderas un lugar propicio para residir, ya que se alimentan del pasto marino.



El extenso litoral de Canarias esta formado por sorprendentes paisajes naturales, rincones peculiares de singular belleza. Debido a su orografía, los paisajes submarinos envuelven misterios, secretos y esconden preciosos tesoros que siguen sin ser descubiertos.Cerca de la orilla, y a muy pocos metros de profundidad, podemos apreciar las paredes que emergen desde las profundidades. Los caprichos de la naturaleza, nos sorprenden con con diversos paisajes, autenticas montañas submarinas formadas por perfectas columnas de basalto, paisajes que nos transportan a la la luna, numerosos arcos y majestuosas cuevas con entradas de luces hacen que los fondos de canarias sean un paraíso bajo el mar.Hasta hace muy poco no había fotografiado las numerosas cuevas que tenemos a lo largo del litoral que rozan la superficie y tengo que decir que me han cautivado. Esos rayos de sol que traspasan creando un ambiente de poder y majestuosidad hacen que todas mis sensaciones se disparen.


 Textos y fotos de Montse Grillo

miércoles, 13 de noviembre de 2013

La visión del fotógrafo Francis Pérez


Cuando descubrí el mundo submarino, la primera apreciación que tuve fue la del  paisaje, la de volar sobre los fondos marinos, la ingravidez.

La ingravidez te convierte en un elemento más del espacio tridimensional del cual se toma conciencia cuando tenemos un punto de  referencia como puede ser otro buceador.



La representación gráfica de un espacio extenso siempre es complicada. Entiendo el paisaje submarino como un concepto dinámico, que se modifica constantemente como consecuencia de los diversos procesos  naturales, el oleaje, las corrientes, los peces y animales sésiles, las algas o incluso la acción del vientos sobre la costa, cuando en otras épocas estuvo emergida, van dando forma al paisaje submarino. Compuesto por elementos que se articulan entre si, elementos  naturales no vivos (piedras, veriles), como elementos vivos y elementos derivados de la acción humana (pecios).

Los buceadores en general al contemplar un paisaje le pueden asignar un valor positivo o negativo, será bonito o feo, brillante o sórdido, pero  lo que nunca se hace es reconocer el gran valor histórico relacionado con el proceso de formación, (como por ejemplo ocurre en La Rapadura). Es necesario por tanto sensibilizar a los observadores del paisaje submarino a cerca del valor del paisaje como elemento patrimonial, solo de esta manera podrá ser protegido.



Después de algunos años buceando, me introduzco en la fotografía submarina y para ello empiezo por lo más fácil, con luz artificial (flash), fotografiar lo pequeño, la vida minúscula, las texturas. Pero es a medida que me voy desarrollando como fotógrafo cuando vuelvo a las sensaciones iniciales y cobra de nuevo protagonismo el espacio tridimensional, con un actor principal que es la luz. Es entonces cuando empiezo a ver el paisaje de otra manera, a estudiar la luz, y su incidencia sobre el lecho marino. Es una etapa en la que me olvido de la luz artificial.

Hay algo importante dentro de la percepción del paisaje submarino y es que no solo estamos observando simplemente el lecho marino, bajas, cantiles, cuevas. También estamos observando agua, que es dinámica, la cual envuelve al paisaje y según su textura y su juego con la luz confieren al paisaje también un carácter dinámico.



Por lo tanto, algo fundamental para fotografiar un paisaje es estudiar la luz a diferentes horas del día y su incidencia sobre lo que vamos a fotografiar, así como el agua y los factores que la hacen dinámica, las mareas, los vientos y las estaciones.


Copyright by Francis Pérez 
Textos y fotos de Francis Pérez. Más información en: http://www.uwatercolors.com

domingo, 15 de septiembre de 2013

Emisión de "Isora, historia de una manada de calderones" en la 2 de TVE

El próximo miércoles 18 en la 2 de TVE emitirán el documental de "Isora, historia de una manada de calderones", patrocinado por la Fundación Mapfre Guanarteme, bajo el nombre de "Los guepardos de las profundidades".

A las 15:00 hora canaria y a las 16:00 hora peninsular.


Patrocina: Fundación Canaria Mapfre Guanarteme
Produce: Aquawork
Dirección y fotografía: Rafa Herrero Massieu

Duración: 50 minutos